Recomendaciones para un empaque eficiente

No es ninguna novedad que a la hora de decidirnos a comprar un determinado producto son muchos los factores que entran en juego: entre ellos, el packaging o el tipo de empaque que tenga el artículo que nos interesa adquirir. La presentación exterior de un producto es un punto trascendental que posee gran influencia en los consumidores y se vuelve algo definitorio en el proceso de compra. De alguna manera los expertos creen que el packaging es el instrumento que permite conectar emocionalmente con el público objetivo al que deseamos vender el producto. Ahora bien, ¿cómo podemos asegurarnos de tener un empaque eficiente y adecuado a lo que ofrecemos? En el artículo de hoy te damos algunas recomendaciones y consejos.

¿Cómo armar un embalaje eficiente?

Independientemente de nuestro nicho objetivo, lograr una conexión emocional con los potenciales clientes y lograr que nuestro producto llame la atención es algo prioritario en cualquier ambiente comercial. El packaging es el encargado de generar la primera impresión, y todos sabemos lo mucho que esta importa. ¿Cómo lograr un embalaje eficaz y bien enfocado a nuestro público? Veamos a continuación.

Conoce a tus clientes actuales y potenciales

Lo primero que debemos hacer para diseñar un packaging que funcione y atraiga la atención de los consumidores es conocerlos. ¿Quiénes son nuestros clientes? ¿Cuál es su rango de edad? ¿Cuáles son sus aficiones? Realizar un perfil de la gente a la que apuntamos con nuestro producto es fundamental para poder adaptar el empaque de la mejor manera posible.

Preferentemente de diseños limpios

La coherencia en el diseño de packaging es uno de los pilares fundamentales para que este tenga éxito. No solo debemos asegurarnos de que los colores, formas, curvas, texturas y distintos detalles visuales estén bien alineados con el tipo de producto que estamos ofreciendo sino que además el diseño debe ser limpio. Es imprescindible que no carguemos nuestro packaging con demasiadas cosas o podrían terminar desviando la atención.

Llamativo sin resultar exagerado

Continuando con la línea que hemos planteado en el punto anterior, el diseño de nuestro empaque tendrá que estar pensado para llamar la atención del consumidor: debe ser algo original, que se destaque en comparación con su competencia pero evitando a toda costa la sobrecarga de detalles que pueden terminar por desmotivar al comprador. La información que presentemos en el packaging tiene que ser concisa y fácil de identificar.

Háblale directamente al comprador

Utilizar en tu packaging un lenguaje casual y directo dirigido al consumidor es una buena manera de captar la atención y según los expertos este tipo de lenguaje es el que más éxito tiene en cuanto a empaques. Utiliza oraciones imperativas aunque amigables, haz que el receptor del mensaje se sienta cercano a tu producto y que le resulte simpático.

Shares

Los comentarios están cerrados.