Entradas

¿Cómo se crea una bolsa de papel kraft?

Desde que se ha ido generalizando el uso de las bolsas de papel, las de tipo kraft son las que han conseguido una mayor aceptación. Su sencillez, que sean más biodegradables que el resto, que se elaboren con materias primas que proceden de bosques de crecimiento rápido y controlado –no de tala indiscriminada de bosques-, que su uso dé un aire vintage muy cotizado entre los comercios alternativos, que sea reutilizable –pues tiene una dureza superior al de otras bolsas de papel e incluso a muchas bolsas elaboradas con plástico-, e incluso el hecho de que permitan una mayor personalización, han hecho de este tipo de bolsa el más empleado en el mundo.

Pero, ¿sabes cómo se hace este tipo de bolsa? ¿Qué procedimiento es el que se pone en marcha para su realización industrial? En Bolsas de papel consideramos que es interesante que nuestros clientes y seguidores conozcan estos datos para poner aún más en valor este tipo de bolsa. Por ello, hemos redactado este artículo con el que queremos que te adentres en el mundo de las bolsas de papel kraft. Lee con atención y date cuenta de cómo este tipo de bolsa es mucho más rentable y socialmente responsable que otro tipo de bolsas.

bolsas de papel kraft

¿Cómo se crea una bolsa de papel kraft?

Para hacer bolsas de papel kraft vamos a necesitar tres materiales: papel acartonado, adhesivo especial para sellar cada una de sus partes y la maquinaria que nos permita poder fabricarlas.

Lo primero que tenemos que hacer es  escoger el papel con el gramaje que requiere nuestra bolsa. En este sentido hay que decir que los gramajes de papel kraft más empleados se encuentran entre los  90 y los 120 gramos por metro cuadrado. Este papel se almacena en grandes bobinas y es así como se carga en la máquina que lo manipulará para hacer las referidas bolsas.

Una vez que tenemos escogido el gramaje del papel, el paso siguiente es imprimir el logotipo o el dibujo que el cliente desee. Para ello se emplea la técnica de la flexografía que permite, mediante una placa con relieve sobre la que se pone tinta, realizar lo que deseemos en poco tiempo y secándose de manera rápida.

Posteriormente, el papel se introduce en una máquina troqueladora que realizará los cortes oportunos y sus dobleces para dejar la bolsa lista para montar.  Al mismo tiempo se estarán fabricando las asas de estas bolsas, para que podamos disponer de todas las piezas al mismo tiempo. Previamente habremos escogido qué tipo de asa queremos: plana o rizada.

Existe la posibilidad también de adquirir bolsas de papel kraft de color blanco, por si encaja más con la imagen del producto que vendemos o con el estilo de negocio que tenemos. Por ejemplo, en espacios sanitarios o farmacéuticos.

Finalmente, las bolsas se montarán y pegarán con un adhesivo especial. Todo ello lo realizarán en una máquina en la que se habrán introducido sus piezas. Con todo ello obtendremos una bolsa ecológica, personalizada –o no- realizada en papel kfrat, lista para darle uso. Finalmente, se guardarán en cajas de cartón, clasificadas por tamaño, para que el cliente pueda usarlas siempre que lo desee.

En Bolsas de papel tenemos una gran variedad de bolsas de papel kraft entre la que puedes elegir aquella que más te interese. Incluso puedes personalizarla poniendo en una o varias de sus caras el logotipo o mensaje que quieras, de manera que tu comercio o empresa pueda emplear estas bolsas para captar más clientes. Para ello, además, empleamos tintas al agua que, una vez se deseche el producto –al final de su vida útil- no contamine el entorno en el que se encuentre. Así que, si necesitas bolsas de papel, no lo dudes y ven a conocernos en nuestra web. ¡Nuestros precios y la calidad de nuestros productos, te sorprenderá!

¿Cómo se crea una bolsa de papel kraft?

Desde que se ha ido generalizando el uso de las bolsas de papel, las de tipo kraft son las que han conseguido una mayor aceptación. Su sencillez, que sean más biodegradables que el resto, que se elaboren con materias primas que proceden de bosques de crecimiento rápido y controlado –no de tala indiscriminada de bosques-, que su uso dé un aire vintage muy cotizado entre los comercios alternativos, que sea reutilizable –pues tiene una dureza superior al de otras bolsas de papel e incluso a muchas bolsas elaboradas con plástico-, e incluso el hecho de que permitan una mayor personalización, han hecho de este tipo de bolsa el más empleado en el mundo.

Pero, ¿sabes cómo se hace este tipo de bolsa? ¿Qué procedimiento es el que se pone en marcha para su realización industrial? En Bolsas de papel consideramos que es interesante que nuestros clientes y seguidores conozcan estos datos para poner aún más en valor este tipo de bolsa. Por ello, hemos redactado este artículo con el que queremos que te adentres en el mundo de las bolsas de papel kraft. Lee con atención y date cuenta de cómo este tipo de bolsa es mucho más rentable y socialmente responsable que otro tipo de bolsas.

bolsas de papel kraft

¿Cómo se crea una bolsa de papel kraft?

Para hacer bolsas de papel kraft vamos a necesitar tres materiales: papel acartonado, adhesivo especial para sellar cada una de sus partes y la maquinaria que nos permita poder fabricarlas.

Lo primero que tenemos que hacer es  escoger el papel con el gramaje que requiere nuestra bolsa. En este sentido hay que decir que los gramajes de papel kraft más empleados se encuentran entre los  90 y los 120 gramos por metro cuadrado. Este papel se almacena en grandes bobinas y es así como se carga en la máquina que lo manipulará para hacer las referidas bolsas.

Una vez que tenemos escogido el gramaje del papel, el paso siguiente es imprimir el logotipo o el dibujo que el cliente desee. Para ello se emplea la técnica de la flexografía que permite, mediante una placa con relieve sobre la que se pone tinta, realizar lo que deseemos en poco tiempo y secándose de manera rápida.

Posteriormente, el papel se introduce en una máquina troqueladora que realizará los cortes oportunos y sus dobleces para dejar la bolsa lista para montar.  Al mismo tiempo se estarán fabricando las asas de estas bolsas, para que podamos disponer de todas las piezas al mismo tiempo. Previamente habremos escogido qué tipo de asa queremos: plana o rizada.

Existe la posibilidad también de adquirir bolsas de papel kraft de color blanco, por si encaja más con la imagen del producto que vendemos o con el estilo de negocio que tenemos. Por ejemplo, en espacios sanitarios o farmacéuticos.

Finalmente, las bolsas se montarán y pegarán con un adhesivo especial. Todo ello lo realizarán en una máquina en la que se habrán introducido sus piezas. Con todo ello obtendremos una bolsa ecológica, personalizada –o no- realizada en papel kfrat, lista para darle uso. Finalmente, se guardarán en cajas de cartón, clasificadas por tamaño, para que el cliente pueda usarlas siempre que lo desee.

En Bolsas de papel tenemos una gran variedad de bolsas de papel kraft entre la que puedes elegir aquella que más te interese. Incluso puedes personalizarla poniendo en una o varias de sus caras el logotipo o mensaje que quieras, de manera que tu comercio o empresa pueda emplear estas bolsas para captar más clientes. Para ello, además, empleamos tintas al agua que, una vez se deseche el producto –al final de su vida útil- no contamine el entorno en el que se encuentre. Así que, si necesitas bolsas de papel, no lo dudes y ven a conocernos en nuestra web. ¡Nuestros precios y la calidad de nuestros productos, te sorprenderá!