marketing psicologia

Psicología del consumidor y neuromarketing

 

En los últimos años hemos sido testigos de una enorme cantidad de cambios dentro del ámbito del marketing e incluso se han ampliado ciertos conceptos de la psicología del consumidor gracias al enorme crecimiento que ha tenido la neurociencia y el estudio del cerebro y del comportamiento en sí.
Como se imaginarán, las neurociencias se han vuelto una fuente de información más que útil e interesante para el marketing y la publicidad, gracias a la gran cantidad de datos que han logrado arrojar con respecto a los comportamientos humanos y al funcionamiento de nuestro órgano más preciado: el cerebro. Sin ir más lejos, esta disciplina ha aportado mucho con respecto a los factores que influencian a las personas al momento de consumir, los deseos, los gustos y la decisión final de compra de un determinado producto.

Consejos para la aplicación del neuromarketing

Cuando hablamos de neuromarketing hacemos referencia a una disciplina que se basa en estadísticas y en diferentes estudios que apuntan a comprender cómo funciona nuestro cerebro. Lamentablemente, existen ciertas confusiones con respecto a este tipo de prácticas de publicidad y muchas personas llegan a creer erróneamente que el neuromarketing se dedica a manipular o a influir de forma forzosa en los pensamientos de la gente al momento de comprar.

Estrategias de marketing

A través de una mejor comprensión del funcionamiento del cerebro y de conocer la psicología básica del consumidor podemos lograr estrategias de marketing y de publicidad mucho más efectivas gracias a que tenemos la capacidad de empatizar con el usuario. Veamos algunos consejos de neuromarketing para aplicar:

  • Publicidad clara. Está demostrado que a la hora de comprar los clientes se decantan más por aquellas empresas en donde los productos están bien definidos y diferenciados entre sí contando con nombres y precios claros para cada uno de ellos. Si cuentas con elementos que pueden llegar a confundirse fácilmente entre sí, el consumidor terminará por caer en lo que se suele llamar “parálisis de la elección” y no comprará nada.
  • Storytelling. Si logramos contar una historia vinculada a nuestro producto en nuestra estrategia de marketing, definitivamente conseguiremos llegar a muchas más personas. Las historias bien contadas evocan emociones, y este es el punto fundamental para lograr la atención de los consumidores y posteriormente su compra.
  • Trato personal. Llamar al cliente por su nombre y vincularlo directamente con el producto hará que pueda identificarse con lo que tenemos para ofrecer y que sienta mayor interés. Esto último se encuentra demostrado científicamente, y se trata de una estrategia que puede verse aplicada en el mundo frecuentemente, basta con observar las botellas de Coca Cola con distintos nombres propios en el mercado.
  • Ofertas temporales. El ser humano es una especie impaciente por naturaleza, por lo que si lanzas ofertas que tengan fecha de caducidad despertarás el interés por parte de los usuarios y captarás varios clientes listos para adquirir tu producto.
Shares

Los comentarios están cerrados.